Empieza a cuidarte en el embarazo

Para poder vivir el embarazo con tranquilidad y disfrutar de él, lo primero que tenemos que hacer es buscar información para que nuestras dudas más comunes se despejen y nos podamos relajar sabiendo que estamos actuando bien.

Si quieres evitar incontinencias y prolapsos post-parto, ponte en manos expertas y empieza a cuidarte durante embarazo.

¿Por qué remediar cuando podemos prevenir desde el inicio?

Muchas pacientes después del parto no presentan ninguna molestia del suelo pélvico, pero al cabo de pocos años empiezan a notar pequeñas fugas tanto urinarias como de gases, e incluso les aparecen bultos (prolapsos)...

Es en ese momento cuando comienzan a buscar solución a su problema, cuando lo realmente sencillo hubiese sido poner en forma la musculatura pélvica durante el embarazo.

¿Se pueden solucionar disfunciones con un tratamiento adecuado en el postparto?

Sí, es posible solucionar o prevenir disfunciones futuras mediante tratamiento del suelo pélvico, porque así se previenen los prolapsos futuros, de hecho, en otros países es habitual realizar dichos tratamientos tras el parto.

Un parto, por bueno que sea, sobre-estira toda esa musculatura y muchas veces necesita ayuda para volver lo más parecido a su situación original.

La labor del fisioterapeuta en el embarazo

Durante esta etapa, el fisio será un gran apoyo para la futura madre y su función será hacer más llevadero el embarazo, aliviando parte de sus molestias, preparar el suelo pélvico de la embarazada para que el parto se produzca de forma exitosa y evitar disfunciones futuras en la mujer tras dar a luz.

Pedir Cita

Infórmate acerca de los Grupos de EMBARAZO EN MOVIMIENTO

Se realizan ejercicios abdomino-pélvicos, de elasticidad y movilidad de toda la estructura pélvica, especialmente indicados para que la embarazada mantenga su condición física, abdomen y suelo pélvico en forma durante el embarazo.
Pedir Cita

Durante el embarazo, el fisio:

  • Ayuda a la preparación de la musculatura del suelo pélvico para el momento del parto, controlando su elasticidad.
  • Mediante técnicas de masaje perineal, minimiza o elimina los efectos de la episiotomía.
  • Controlar el deporte en grupos para una buena movilidad pélvica y elasticidad perineal...
  • Enseña a la futura madre cómo tiene que actuar llegado el momento para hacer más llevadera la dilatación y facilitar el expulsivo llegado el momento del parto.

¿Qué hacer/no hacer durante el embarazo?

Desde el momento que nos enteramos que estamos embarazadas a casi todas las mujeres nos invade un sentimiento de responsabilidad importante acerca de nuestra alimentación, actividad física y hábitos diarios. Nos preocupa saber si estamos haciendo bien las cosas durante estos nueve meses, porque sabemos que nuestro bebé depende de nosotras y muchas veces se nos genera cierta inquietud por nuestras dudas.

El embarazo es una época de continuos cambios en nuestro cuerpo a causa del crecimiento de esa nueva personita según van pasando los meses que es muy emocionante e incomparable con cualquier otra vivencia.

Para poder vivir el embarazo con tranquilidad y disfrutar de él, lo primero que tenemos que hacer es buscar información para que nuestras dudas más comunes se despejen y nos podamos relajar sabiendo que estamos actuando bien.

Aquí van algunos consejos para que os sirvan de ayuda.

La alimentación es una de las cosas que tenemos que vigilar, pero sin obsesionarnos. Ya sabemos todas que no hay que comer por dos pero sí que tenemos que elegir los productos que consumimos pensando que el bebé se está desarrollando y necesita nutrientes sanos para que lo haga correctamente.

Alimentación equilibrada

La alimentación tiene que ser equilibrada haciendo más hincapié en el consumo de alimentos ricos en proteínas (es el material de construcción del nuestro cuerpo y del bebé). Tenemos que ingerir también hidratos de carbono de absorción lenta (arroz, pasta, patatas, pan etc.) evitando los dulces que nos producen picos de glucemia. No nos olvidemos de que las grasas son importantes para el desarrollo cerebral del bebé y que, consumidas sin excesos dentro de nuestra alimentación, no van a disparar nuestro peso.

Ácido fólico (Vitamina B9)

Antes y durante el embarazo debemos tomar suplementos de ácido fólico, también conocido como vitamina B9, porque es responsable del crecimiento y buen funcionamiento de la médula ósea en el bebé. También podemos ingerirlo en nuestra alimentación con los vegetales de hoja verde oscura, como brócoli y espárragos trigueros, cítricos (papaya, naranja, kiwi, fresas…), legumbres, frutos secos, carne, pescado y huevos.

Vitaminas B6 y B12

De la misma forma encontramos las vitaminas B6 y B12, que también son muy importantes porque sirven para el crecimiento, reproducción y conservación de las células de nuestro organismo y el desarrollo del sistema nervioso.

Vitamina D, Hierro y Calcio

También tenemos que prestar mayor atención a la vitamina D, Hierro y Calcio que consumimos. Hay complementos alimenticios para embarazadas que suplen las carencias de las vitaminas, pero aunque los tomemos no dejemos de comer sano.

Fibra

La fibra (no pasar de 30 grs. diarios) es muy importante para un buen tránsito intestinal pero siempre acompañada de una abundante ingesta de agua. Tanto la falta como el exceso producen estreñimiento.

Es muy importante realizar alguna actividad física en esta etapa, te ayudará a controlar el peso, oxigenar mejor nuestro cuerpo y te hará sentirte mejor.

Evita deportes de impacto

Evita en este periodo los deportes más fuerte y con impacto. Ten en cuenta que nuestro sistema hormonal está cambiando y nuestros ligamentos tienen más elasticidad que es bueno para la adaptación de nuestro cuerpo al crecimiento fetal, pero también nos hace más vulnerables a lesiones como los típicos esguinces de tobillo de las embarazadas.

Elegir actividades moderadas

Debes elegir actividades moderadas y aeróbicas como nadar, andar o grupos de gimnasia específicos para embarazadas como los de yoga.

Descanso

Lo primero que tenemos que cuidar además de la dieta es el estrés y el cansancio. Intenta organizarte el día a día con las cosas que seas capaz de hacer sin tener que correr como una loca para llegar a la meta. Cuida las horas que le dedicas a descansar y al sueño nocturno, intenta que sean 8 horas seguidas para que tu cuerpo y cerebro descanse.

Higiene dental

Cuida mucho la higiene dental y visita a tu dentista durante esta época porque es más frecuente sufrir caries y sangrado de las encías.

Ropa y calzado

El vestuario en esta época tienen que ser cómodo y si es ajustado, que sea elástico y no demasiado ajustado. Se recomienda calzado con una cuña de dos centímetros aproximadamente. Ir con zapato muy plano o con exceso de tacón puede provocarte dolor de espalda.

Evitar esfuerzos

En el tercer trimestre a casi todas las mujeres nos entra las prisas por acomodar la casa para la llegada del bebé. Intenta no coger objetos muy pesados aunque te encuentres en plena forma y no se te ocurra mover muebles. Piensa que puedes lesionarte con más facilidad porque con el cambio hormonal nuestros tejidos ceden más y pueden dañarse sin ninguna necesidad.

Si no ha habido ninguna hemorragia ni alguna otra causa médica que lo desaconseje, no hay ningún problema en seguir manteniendo relaciones durante todo el embarazo. Al contrario de lo que defienden algunas creencias populares, el pene no produce impactos ni puede lastimar al feto dentro del útero. Cuando se hace necesario restringirlo, siempre es recomendable la práctica de cualquiera de las muchas modalidades de actividad sexual sin penetración, para mantener viva la atracción de pareja y evitar el desapego y los conflictos conyugales.

Primer trimestre

En el primer trimestre, el deseo sexual a menudo se ve frenado por motivos tan variados como las nauseas, la inseguridad o estrés, las dudas de ella o de él, etc.

Segundo trimestre

Durante el segundo trimestre se suelen resolver esos problemas, pero se hace necesario adaptar las posiciones durante el acto sexual al crecimiento de la barriguita.

Tercer trimestre

Durante el tercer trimestre, la actividad sexual puede acelerar el desencadenamiento del parto, por lo que se restringe cuando existe riesgo de parto prematuro.

Pedir Cita

Te acompañamos en éste periodo tan especial de tu vida para evitar lesiones futuras. Para que sea más fácil la primera cita es gratis.

Pedir Cita

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu navegación. Al continuar navegando, entendemos que aceptas su uso. Política de Cookies

ACEPTAR