¿Sientes dolor en las relaciones sexuales?

¿Sabías que existen diversas patologías y disfunciones que te impiden tener relaciones sexuales de forma satisfactoria?

Vaginismo

Llamamos VAGINISMO a la extrema dificultad para conseguir la penetración vaginal debido a la contracción involuntaria de la musculatura lisa del tubo vaginal y del suelo pélvico.

Este tipo de reacción desconcierta y frustra muchísimo a la pareja, porque la mujer considera que tiene una actitud positiva y relajada hacia la práctica de la relación sexual y sin embargo, siente que existiera una orden programada, un alarma que no puede controlar y que se activa en el momento de la penetración.

Las mujeres que lo padecen sienten una gran ansiedad ante la idea de introducirse algún objeto en la vagina, ni siquiera pueden intentarlo con un tampón o simplemente un dedo. Cualquier intento de penetración las pone tensas.

Esa tensión produce tres signos típicos:

  • 1. ARQUEAMIENTO DE LA ESPALDA (lordosis)
  • 2. CIERRE DE PIERNAS (contracción abductores)
  • 3. ESPASMOS INVOLUNTARIOS DE LA MUSCULATURA LISA DEL TUBO VAGINAL Y AUMENTO DEL TONO DEL SUELO PÉLVICO.

Desde el punto de vista ginecológico no hay ninguna alteración orgánica que pueda detectar el especialista para explicar ese dolor y tratarlo. En este caso el trabajo es realizado por un psicólogo y un fisioterapeuta especialista.

La causa es psicológica y genera reacciones físicas

Por un lado el psicólogo tiene que detectar y tratar los conflictos internos que tiene la paciente alrededor de la esfera sexual y/o que afecte a su sexualidad, por otro y en colaboración, el fisioterapeuta trabajará la parte propioceptiva corporal, equilibrará el Sistema Vegetativo (Simpático – Parasimpático, que son los que controlan los músculos lisos del cuerpo junto con el Sistema Autónomo) y la Musculatura del Suelo Pélvico que esté contracturada. El trabajo combinado en estos casos es muy efectivo.

Dispareunia

La DISPAREUNIA es un dolor que puede sufrir tanto hombres como mujeres en el área pélvica durante y/o poco después de la relación sexual (en condiciones normales de excitación, lubricación vaginal o erección completa).

El dolor puede presentarse en el momento de la penetración, erección o eyaculación. Cuando no se trata y persiste durante las relaciones sexuales, la persona que lo padece empieza a tenerles miedo o simplemente perder el interés en la esfera sexual.

Tiene causa inicial física

La dispareunia, a diferencia del vaginismo, aparece tras periodos de relaciones sexuales sin problemas y tiene causa inicial física, que si no es tratada, genera cambios conductuales a nivel muscular (ante el dolor o molestia constante el paciente aumenta el tono muscular del suelo pélvico sin darse cuenta y lo acaba contracturando) y psicológicos ( tiene miedo a que con las relaciones sexuales se le vuelva a producir el dolor, a tener otra vez infecciones de orina, a que se le reproduzca el dolor en la próstata…)

Las causas más comunes de la dispareunia son:

  • 1. CONTRACTURAS MUSCULARES DEL SUELO PÉLVICO
  • 2. DOLOR EN CICATRICES (episiotomías, fimosis…)
  • 3. SEQUEDAD VAGINAL(cambios hormonales)
  • 4. CAMBIOS EN LA FLORA VAGINAL
  • 5. PROSTATITIS
  • 6. INFECCIONES GENITALES
  • 7. ENDOMETRIOSIS
  • 8. MAL POSICIONAMIENTO UTERINO
  • 9. CONGESTIÓN DE LOS FONDOS DE SACO DE DOUGLAS
  • 10. HERPES GENITALES…
Ponte en contacto

El tratamiento es Médico y Fisioterapico.

El fisioterapeuta de suelo pélvico en este caso tratará la musculatura, fascias, cicatrices, movilidad visceral y sobretodo trabajaremos en la propiocepción muscular del suelo pélvico del paciente, que suele estar alterada tras periodos de contracción mantenida por el dolor. No dudes en consultarnos.
Ponte en contacto

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu navegación. Al continuar navegando, entendemos que aceptas su uso. Política de Cookies

ACEPTAR