Preparación al parto

Preparación para el parto, cesárea

Por fin te encuentras cerca del momento tan esperado durante todo el tiempo que has estado embarazada: ¡el del parto para por fin ver a tu bebé!

Tu cuerpo te avisa de diversas formas, mediante sangrado, expulsión del tapón mucoso, rotura de aguas, contracciones, etc.

Ha llegado el momento de acudir al hospital...

La buena labor de una matrona en el proceso de dilatación del parto es fundamental

Llegado el momento del parto su labor es cuidar del bienestar físico de la madre y el bebé, e incluso atender a la madre durante el periodo expulsivo y el alumbramiento. La matrona es la encargada de acompañar y comprobar como va el proceso de dilatación. Durante la etapa del expulsivo son las encargadas de guiar a la madre durante en todo momento.

El objetivo de la matrona es conseguir que la mujer pueda vivir su parto de la forma más bonita y positiva, que salga todo bien y, sobre todo, que se sienta cómoda y acompañada durante esta experiencia vital.

Cuidado con las Doulas, el poco control que se tiene acerca de sus estudios y titulaciones sanitarias para poder ejercer en el apoyo del embarazo, parto y postparto pone en riesgo la salud de la madre y del bebé. Informaos bien de quién os asesora diciendo tener conocimientos antes de contratar servicios de este tipo o hacer caso de sus consejos.

Episiotomías

¿Se podrían evitar algunas con la fisioterapia del suelo pélvico?

Los tratamientos de fisioterapia del suelo pélvico en el último trimestre suelen dar buenos resultados en el momento del parto, evitando episiotomías y desgarros o reduciéndolos al mínimo.

En algunos casos es inevitable que se produzca un pequeño desgarro, cuando el suelo pélvico de la embarazada es hipertónico y su elasticidad es reducida.

En cualquier caso, las secuelas siempre son menores para la madre y se evita el sufrimiento fetal al facilitar el trabajo de parto.

El suelo pélvico, siempre que se pueda, se tiene que preservar al máximo. Tenemos que ponernos mucho más las pilas los que nos dedicamos a orientar y preparar a estas chicas para ese momento, enseñando a las futuras mamás a fortalecer el suelo pélvico y a la vez a ganar elasticidad, para que los desgarros sean pequeños y realmente los ginecólogos vean que con una buena preparación no hace falta “cortar”. Invito a todos los que nos dedicamos a esas futuras mamás a pensar en ello…

Cesárea

¿Sin riesgo de disfunciones?

Acabado el proceso quirúrgico, estas zonas de apertura se cierran y cicatrizan, pero la mejor o peor cicatrización no sólo depende del buen hacer del profesional médico, sino también de la forma en la que nuestro cuerpo reorganiza el material de reconstrucción que se presenta en la zona inflamada cicatricial. Muchas veces este material va más allá de la zona a regenerar y hace que tejidos u órganos que antes deslizaban entre sí, ahora estén pegados. A esto se llama adherencias.

Los órganos de la cavidad intrabdominal se encuentran acoplados unos a otros perfectamente como piezas de puzle, pero a su vez libres entre ellos y con capacidad de movilidad y deslizamiento. Esta cavidad abdominal donde se encuentran, ésta recubierta por FASCIAS (tejido conectivo que se extiende por todo el cuerpo), la musculatura, tejido adiposo, epidermis y dermis. Cualquier intervención quirúrgica abdominal afecta de forma directa con incisiones (cortes) de mayor o menor tamaño a todas las capas que preceden a los órganos (epidermis y dermis, tejido adiposo, fascias y musculatura) al ser intervenidos.

Esta falta de deslizamiento produce alteraciones en el órgano o tejido afectados y un mal funcionamiento de éstos. Una cesárea es una intervención quirúrgica en toda regla y corta planos musculares y aponeuróticos para poder llegar al útero.

Sus SÍNTOMAS suelen ser dolor en las relaciones sexuales, pequeñas grietas en la mucosa vaginal con el rozamiento, sensación de “tirantez” vaginal y hasta anorectal, urgencia miccional, dificultad del vaciado vesical etc… Sin citar otros posibles efectos secundarios. Las disfunciones en esta parte de nuestro cuerpo no dependen en exclusiva del parto, de hecho hay un porcentaje bastante alto en nuestra consulta de chicas que todavía no han sido madres.

¿Cómo te ayudamos al parto en ISP?

Para el trabajo de parto en específico, comenzamos a tratarlo aproximadamente desde la semana 35.

Masaje perineal

Además de realizarte el masaje en consulta, te enseñaremos a ti o a tu pareja si lo deseas a practicarlo en casa para mantener los resultados. El masaje perineal no adelanta el parto ni puedes salir dilatada de consulta puesto que es un masaje en la musculatura superficial de la vagina y se realiza de forma muy suave y controlada. Si sigues manteniendo relaciones sexuales en estas últimas semanas, el masaje perineal verás que apenas lo notas como algo profundo o invasivo.

Epi-No

Para aquellas mujeres a las que les de miedo el momento del parto y surjan esas dudas de si será capaz de dar a luz, existe un dispositivo llamado “Epi-No” que viene de la frase “Episiotomía-No” y lo que se trabaja con esta “sonda” o globo es el diámetro vaginal, intenta simular la dilatación que tendría la vagina con el paso de la cabeza del bebé para que la mujer se pueda hacer a la idea de la sensación que va a notar y poder aliviar un poco los temores típicos previos al parto. Además, como se trabaja la elasticidad del tejido también se intenta evitar dentro de lo posible la episiotomía.

Trabajo manual de musculatura, ligamentos, y tejidos

De todas las estructuras implicadas en tu embarazo. Se trabaja el diafragma, la pared abdominal, la movilidad pélvica y la musculatura del suelo pélvico de forma un poco más profunda sin llegar a ser peligrosa ni para la madre ni para el bebé, en caso de encontrar contracturas, hipertonías o bloqueos musculares que limitan los movimientos necesarios para el parto.

  • Estas maniobras solamente la realizarán las fisioterapeutas ya que, al entrar en un plano más profundo y por seguridad, no las enseñamos ni a la embarazada ni a la pareja para practicarlas en casa.

Ensayar pujos y respiraciones

Además de las clases y técnicas que os enseñan en la preparación al parto con las matronas, desde la fisioterapia también os damos consejos, técnicas respiratorias y de pujos para facilitar el parto y evitar lesiones en el suelo pélvico que pueden ser realmente efectivas tanto en las contracciones como en el momento del parto en sí.

  • Claro está que, aunque estas técnicas sean efectivas, en el momento de la verdad los que os acompañan en paritorio son ginecólogos y matronas que según la situación de cada parturienta, te guiarán con las mejores pautas posibles.

Hablaremos del posparto

Al retomar las sesiones de rehabilitación tras la cuarentena, hablaremos sobre qué puedes notar, qué es lo normal sentir y lo que no tras el parto así también como consejos y ejercicios para empezar a poner en marcha tu recuperación.

Vive esta etapa como hay que hacerlo: ¡Con la mayor ilusión del mundo! Superando esos miedos y resolviendo cualquier duda que te pueda surgir.
Pedir Cita

Te acompañamos en este periodo tan especial de tu vida para evitar lesiones futuras. Para que sea más fácil la primera cita es gratis.

Pedir Cita

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu navegación. Al continuar navegando, entendemos que aceptas su uso. Política de Cookies

ACEPTAR